01 de Abril de 2019

El secuestro extosivo y sus consecuencias legales

     El secuestro extorsivo se consuma cuando una persona es retenida contra su voluntad y ocultada, al que se agrega la extorsión, ya que el sujeto activo del delito exige el pago previo de un precio para liberar a la persona cautiva.

     En este marco, los responsables del secuestro intimidan a una persona o un grupo familiar en pos de obligarlos a entregar, enviar y depositar cosas, dinero o documentos que produzcan efectos jurídicos. De tal modo, es la finalidad económica que persigue el autor, lo que llevo a ubicarlo dentro de los delitos contra la propiedad.

     De tal forma, el Código Penal establece que se agrava en caso de que las víctimas del secuestro sean mujeres embarazadas, menores de 18 años o mayores de 70; si el secuestrado fuera un ascendiente (hermano, primo, conviviente, cónyuge, entre otros), cuando la víctima se le causaran lesiones graves o gravísimas o fuera una persona discapacitada que no puede valerse por sí mismo y en los casos que los secuestradores fueran funcionarios públicos, entre otros.

     De acuerdo con una investigación realizada por la Procuración de la Nación, desde la llegada a la democracia los casos de secuestros extorsivo no sólo disminuyeron, sino que estos hechos eran los menos y atribuibles a grandes bandas, debido a la organización previa que requería el acto.

 

Nuevas modalidades del delito

     En los últimos años, estas figuras delictivas se incrementaron como consecuencia del surgimiento de nuevas tecnologías: celulares y aplicaciones como whatsapp y redes sociales, que configuran un ámbito propicio para la conducta de los sujetos activos del delito.

      En tal sentido, el  secuestro exprés, es aquél en la que los delincuentes realizan una selección al azar de la víctima,  la cual es abordada mientras conduce su vehículo o es llevada a la fuerza por los secuestradores y retenido, hasta tanto la familia pague el rescate.

     Por otro lado, en  el secuestro virtual, si bien no existe una retención de la víctima, el autor del hecho realiza llamadas extorsivas a la familia del supuesto sujeto pasivo, con la finalidad de engañar respecto de la sustracción de un miembro para exigir el pago de un rescate.

     Cabe destacar, que la figura básica prevé una pena de reclusión o prisión de cinco a quince años, la que se elevará en su mínimo a ocho años si el secuestrador logra hacerse con el pago del precio. Además, el cuerpo normativo establece la pena de prisión perpetua, si del hecho resulta la muerte de la víctima.

     De tal modo, el precepto legal busca frenar la ola de secuestro en los últimos años, cuyo incremento motivó la preocupación del Estado y la implementación de políticas criminales para combatirlo.





Área Desarrollo de Sistemas - Copyright © 2008 Poder Judicial de Sgo. del Estero.
Alvear e Yrigoyen - CP. 4200 - Conmutador: (0385) 450-7500 - Secretaría Privada S.T.J.: (0385) 450-7700 / 7701 - FAX: (0385) 450-7703