17 de Abril de 2019

El menor de edad como querellante particular en el proceso penal

La víctima de un delito penal que impulsa el ejercicio de la acción pública, tiene derecho a constituirse en querellante particular, según lo establece el artículo 96 del Código Procesal Penal de Santiago del Estero.

En tal sentido, el Código de forma establece la presentación espontánea del ofendido por el ilícito, como requisito para constituirse en querellante y, en consecuencia, tendrá la facultad de solicitar las diligencias tendientes a comprobar la existencia del delito y los presuntos responsables, según lo preceptuado por el artículo 98.

Asimismo, el querellante particular puede asistir a la declaración de testigos durante la investigación penal preparatoria, recusar al imputado en los casos permitidos por la ley, formular el requerimiento de elevación a juicio y recurrir por los medios y formas establecidas en el Código de procedimiento a los representantes del Ministerio Público Fiscal.

Cabe mencionar que el querellante particular tiene el deber de declarar como testigo en el proceso, conforme lo dispuesto en el artículo 99 del Código Procesal Penal.  

Situación especial  

En el ámbito jurisdiccional, se plantea si un menor de edad ofendido por un delito puede constituirse como querellante particular.

En tal sentido, una figura que toma impulso en los últimos tiempos es la del abogado del niño, que interviene para garantizar una mayor protección de los derechos niños, niñas y adolescentes (NNA) que hayan sido víctima de delitos. Esta prioridad está claramente definida en los preceptos de la Declaración Universal de los Derechos del Niño, la Convención Americana de los Derechos del Niño y legislación específica que protege de manera integral a los NNA.

Cabe mencionar que este profesional cumple un rol fundamental, por las implicancias positivas que representa para la protección y el asesoramiento de la persona y los derechos de los NNA.

De tal modo, cuando el magistrado o tribunal hace lugar al pedido del menor de edad de constituirse en querellante particular, lo hace teniendo en cuenta la capacidad del patrocinante especializado en el tema de niñez, que asegure la efectiva participación en el proceso.

Cabe destacar, que la intervención del menor de edad como querellante particular es permitida por los tribunales, en los procesos por abuso sexual y corrupción de menores, que tiene como acusado al padre o bien quien tiene a su cargo el cuidado del o la damnificada.





Área Desarrollo de Sistemas - Copyright © 2008 Poder Judicial de Sgo. del Estero.
Alvear e Yrigoyen - CP. 4200 - Conmutador: (0385) 450-7500 - Secretaría Privada S.T.J.: (0385) 450-7700 / 7701 - FAX: (0385) 450-7703