06 de Junio de 2019

El perfil del mediador y la construcción del tercero neutral

     “La capacidad de generar el lugar del tercero, por parte del mediador en la resolución del conflicto, requiere un aporte de dos condiciones al proceso: construir la terceridad para romper con lo binario del conflicto y, por otro lado, recortar el objeto para delimitar el campo de lo mediable”, sostuvo la Dra. Patricia Arechaga en su visita al Poder Judicial.

      En diálogo con el Área de Prensa del Poder Judicial, la catedrática explico que “delimitar el campo de lo mediable, significa escuchar los fundamentos de las partes que intervienen  en la disputa, así como dar validez a los intereses de todos y, finalmente, buscar que esa reformulación sea pertinente para las partes en conflicto”.

      Consultada respecto de las herramientas para construir el perfil de tercero, la profesional destacó la comunicación como un recurso indispensable en la condición del tercero, pese a la dificultad que puede representar para el profesional el hablar en lenguaje neutral.

     “Hay un creencia, prosiguió la abogada, que dice que hablando se entiende la gente. No obstante y en la práctica en este medio de resolución de conflictos, se ha demostrado que no siempre es así”.

     En tal sentido, indicó que comunicarse con el otro es sencillo cuando las partes están de acuerdo. Sin embargo, ante el conflicto, resulta complicado llevar a cabo una conversación de entendimiento. De tal modo la disputa pasa por saber quién tiene la razón.

     En esa línea de pensamiento, mencionó que transformar la conversación de “quien tiene la razón”, en un diálogo de aprendizaje de la percepción de uno y otro frente a la disputa, es un trabajo arduo que debe ejercer el profesional, con las herramientas que le brinda la propia práctica en la actividad.

     Cuando el mediador invita a las partes a dialogar, lo que busca es dar valor a aquel que comunica su verdad en ese momento y de tal manera, debe haber alguien dispuesto a escuchar. 

 

Dificultades para el mediador

     Con respecto al perfil del mediador en el caso concreto, la Dra. Arrechaga dijo que generalmente el conflicto, por definición y estructura, es bipolar. Esto quiere decir que demanda la toma de postura y, a la vez, tiene una fuerza centrípeta que obliga a estar de un lado o de otro. Así fue que enfatizó el trabajo que debe desplegar el mediador para no quedar atrapado en un magnetismo conflictual.

     Finalmente, señaló que en todos los ámbitos en que existe una disputa hay dos posiciones, independientemente de la cantidad de personas involucradas y por ende, el conflicto obliga a tomar posición de un lado o de otro. Ante ese desafío, se debe trabajar en construir la neutralidad.

     Cabe mencionar que Patricia Arrechaga es abogada y mediadora. Experta en resolución de conflictos y docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de Los Andres (Chile).





Área Desarrollo de Sistemas - Copyright © 2008 Poder Judicial de Sgo. del Estero.
Alvear e Yrigoyen - CP. 4200 - Conmutador: (0385) 450-7500 - Secretaría Privada S.T.J.: (0385) 450-7700 / 7701 - FAX: (0385) 450-7703