08 de Octubre de 2019

LA MORA DEL DEUDOR Y ACREEDOR EN EL CĂ“DIGO CIVIL Y COMERCIAL

La mora es el retraso en el cumplimiento de una obligación, que se produce por el solo transcurso del tiempo, conforme lo preceptuado en el artículo 886 del Código Civil y Comercial.

Se trata de un supuesto de responsabilidad civil, porque el deudor tiene la obligación de resarcir al acreedor por el daño causado a raíz del incumplimiento.

En tal sentido, la mora del deudor se produce por el incumplimiento del pago a sus acreedores. De tal modo, vencido el plazo fijado, el deudor incurre en mora de forma automática.

No obstante, el artículo 887 establece excepciones al supuesto de la mora automática y, por lo tanto, no rige cuando se trate de obligaciones con plazo tácito.

Por otra parte, el principio de la mora automática no rige para el supuesto de relaciones jurídicas sujetas a plazo indeterminado, Asimismo, cuando no exista plazo estipulado, el juez puede fijarlo a pedido de parte.

Al respecto, el Código Civil y Comercial disipa la duda respecto si se trata de un plazo indeterminado tácito o propiamente dicho. En caso de duda, se considera de que se trata de un plazo tácito.

En cuanto a la responsabilidad del deudor, para eximirse de las consecuencias derivadas de la mora debe acreditar que no le es imputable, cualquiera sea el lugar de pago de la obligación.

En tanto, el acreedor incurre en mora cuando el deudor le presenta una oferta de pago y este se rehúsa a aceptarla sin justificación, conforme lo establecido por el mencionado artículo 886.

En tal supuesto, la oferta de pago realizada por el deudor a su acreedor, debe reunir los requisitos de identidad, integridad, puntualidad y localización. 





Área Desarrollo de Sistemas - Copyright © 2008 Poder Judicial de Sgo. del Estero.
Alvear e Yrigoyen - CP. 4200 - Conmutador: (0385) 450-7500 - Secretaría Privada S.T.J.: (0385) 450-7700 / 7701 - FAX: (0385) 450-7703