19 de Febrero de 2020

EL INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO PREVALECIÓ EN UN FALLO DE TRIPLE FILIACIÓN

     El contexto social en los tiempos actuales involucra a las llamadas familias ensambladas, en razón no sólo de las diferentes maneras en que se manifiestan los vínculos afectivos, sino también en materia de filiación por técnicas de reproducción humana asistida, lo que implica un modo de repensar y entender las relaciones parentales.

     En dicho marco, la familia entendida en su modelo amplio de conformación, abarca no sólo situaciones de personas unidas por un vínculo de filiación cercano, sino también a quienes puedan brindar el bienestar necesario para el desarrollo y desenvolvimiento de los niños, niñas y adolescentes (NNA), para procurar el interés superior de éstos.

     A partir de un fallo de la Justicia de Familia de Tucumán, que determinó que una niña, para preservar su identidad, tenía derecho a la tripe filiación que reclamaba, en razón que “los niños y niñas piensan con solvencia y no a través de sus caprichos”, sostuvo la magistrada en su fallo.

     Además, explicitó en los fundamentos que “esta sentencia está basada en la función paterna y aquí hay dos papás, más allá del ADN y el apellido, que quieren seguir siendo los padres de una niña que se nombra hija de ambos”.

     Asimismo, determinó que “las familias se componen como pueden diseñarlas sus miembros y el fallo protege a esos otros modelos diferentes del tradicional: la realidad nos impacta y el Derecho tiene que tomarla, ponerle nombre y ajustarse a ella”.

     Por otra parte, la sentencia declara la inconstittucionalidad del art. 588 de Código Civil y Comercial, basándose en lo dispuesto en la  Constitución Nacional y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos.

     Debe señalarse que el mencionado artículo, en su último párrafo, establece que ninguna persona puede tener más de dos vínculos filiares, cualquiera sea la naturaleza de la filiación.

     No obstante, el interés superior del niño posee raigambre constitucional conforme el art. 75 inciso 22 el cual confiere jerarquía constitucional a la Convención sobre los Derechos del Niño, la que  reconoce a todo niño y niña, la protección, asistencia, acceso a la salud, educación, pleno desarrollo de sus habilidades, personalidades y talentos y la satisfacción integral y simultánea de los derechos y garantías amparados por la ley.

     Además, se reconoce al NNA como sujeto de Derecho y como tal, tiene derecho a ser oído para que su opinión sea tenida en cuenta, de manera de observarse el respeto a su pleno desarrollo personal en su ámbito familiar, social y cultural.

     Tratándose de un concepto trascendental, cuando exista un conflicto entre el interés de los NNA, frente a otros derechos e intereses igualmente legítimos, prevalecerán los primeros conforme lo establecido por la Ley Nacional de Protección Integral de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, que lleva el número 26.061.

     Cabe indicar que, si bien en nuestro país existen antecedentes jurisprudenciales de reconocimiento de “triple filiación”, tomando la pluriparentalidad desde otra fuente de filiación relacionada con técnicas de fecundación asistida, el fallo de la Justicia tucumana es el primero que se da en el marco de la filiación biológica.

 

 





Área Desarrollo de Sistemas - Copyright © 2008 Poder Judicial de Sgo. del Estero.
Alvear e Yrigoyen - CP. 4200 - Conmutador: (0385) 450-7500 - Secretaría Privada S.T.J.: (0385) 450-7700 / 7701 - FAX: (0385) 450-7703