25 de Agosto de 2020

EL USO DE LA TECNOLOGÍA, LOS RIESGOS DEL GROOMING EN UN CONTEXTO EXTRAORDINARIO

     En la actualidad, los niños, niñas y adolescentes (NNA),tienen mayor facilidad y más tiempo en lo que respecta al manejo de tecnología; ya sean teléfonos celulares, tablets o hasta computadoras. Los infantes siempre encuentran una forma de sortear múltiples problemáticas y encontrar el entretenimiento a su manera en los diferentes dispositivos que se les presenten.

      Sin embargo, el nuevo contexto planteado por la pandemia limitó en los niños actividades que van desde las educativas (como la asistencia a colegios, academias de formación, entre otros), hasta las recreativas (asistencia clubes deportivos, salidas con amigos, entre otros), lo que generó mayor tiempo de ocio y consecuentemente un incremento en el uso de diversos dispositivos móviles lo que les posibilita realizar diferentes actividades recreativas como ingresar en diversas plataformas de juegos on line, interactuar en redes sociales y navegar en diversas paginas web; circunstancia que abrió las puertas a nuevos riesgos.     

      En este marco, resulta importante que los padres permanezcan atentos y realicen de forma frecuente un control cercano de las páginas o sitios web que sus hijos visitan diariamente o las personas con las que mantienen contacto, dado que, en los últimos tiempos, se registró un alto índice de delitos cibernéticos como el grooming y el sexting.

     El grooming hace referencia a una forma de acoso y consiste en una serie de acciones desarrolladas por un sujeto mayor de edad a través de internet, con el objetivo de entablar un vínculo con un NNA y lograr con el tiempo ejercer control emocional sobre aquellos, con fines de satisfacción sexual.

     Si bien es cierto que mucho se habla de este delito que comenzó a reportar múltiples casos en los últimos años, la realidad es que poco se conoce de la forma de operar de los sujetos, que tienden a aprovecharse, en la mayoría de los casos, de niños que poseen poco o nulo control parental en relación a las actividades o sitios frecuentados en internet.

     En las conversaciones entabladas, los “groomers”, tienden a ocultar su edad o mentir respecto a la misma con el objetivo de generar confianza en sus víctimas para luego entablar una charla con total normalidad, en un lenguaje en que los chicos compartan y así lograr conocer más detalles en relación al mismo.

     Lograda la amistad, el “groomer” puede tomar dos caminos, uno de ellos, consiste en proponer al NNA un encuentro, circunstancia en que el mismo tiende a aprovecharse sexualmente de este.

     Otra opción, es iniciar lo que en el mundo cibernético se conoce como “sexting”, práctica que consiste en intercambio de mensajes, fotografías, videos o demás contenido de naturaleza erótica o sexual, a través de aplicaciones de mensajería, redes sociales, correo electrónico o cualquier medio de intercambio de información.

     Este último modus operandi descripto, es particularmente, el que registró mayor crecimiento en este nuevo contexto de pandemia y si bien es cierto que la integridad física del niño no se pone en juego, resulta igualmente grave, a raíz que muchas veces las imágenes o videos enviados por el NNA pueden viralizarse, dejándolo totalmente expuesto.

     A raíz del gran riesgo que generaron estas prácticas, en el año 2013 se aprobó la Ley N° 26.904, la que criminalizó al grooming, mediante la incorporación del art. 131 del Código Penal, que establece que “será penado con prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.

     En este marco, es importante resaltar que el grooming, constituye un delito que conforme pasa el tiempo, va sumando más víctimas alrededor de todo el mundo; por lo que resulta de gran importancia generar conciencia en padres y niños respecto a los sitios web a los que los NNA acceden y las personas con las que se toma contacto, ya que un minucioso control parental puede evitar esta problemática.

     Paralelamente, es importante resaltar la gran importancia de la denuncia ante las autoridades cuando este tipo de situaciones se detectan, ya que es posible que se pueda evitar que los niños caigan en la trampa, pero es igual de importante, detener a los responsables de este delito, evitando el acrecentamiento de nuevas víctimas.





Área Desarrollo de Sistemas - Copyright © 2008 Poder Judicial de Sgo. del Estero.
Alvear e Yrigoyen - CP. 4200 - Conmutador: (0385) 450-7500 - Secretaría Privada S.T.J.: (0385) 450-7700 / 7701 - FAX: (0385) 450-7703